14 mar. 2012

ESTADO PLURICOMEDIANTE

Por Jorge Márquez





Winston Churchill decía que “el humor, es algo muy serio”. Lamentablemente parece que ese consejo no llegó a las altas esferas gubernamentales en Bolivia. Debo admitir que al principio era gracioso escuchar al presidente que la Coca Cola destapaba caños, o lo que mencionó sobre la calvicie: “algo interesante sobre la calvicie, y perdonen los hermanos europeos: la calvicie es una enfermedad en Europa; casi todos son calvos, y es por los alimentos que comen, mientras que en los pueblos indígenas no hay calvos, porque no conocemos esos alimentos. Pueden verme a mí por si acaso.” También era divertido escucharle decir: “en este milenio es más importante defender los derechos de la Madre Tierra que defender los derechos humanos”.

Lamentablemente lo gracioso duró poco, ya que se dió a conocer que si se embaraza tu novia debes huir al cuartel, o unas coplas de carnaval bastante machistas, pero como era carnaval no se cometía ningún delito, solamente se degradaba en broma a las ministras que son parte del gobierno. Ese pequeño acontecimiento demostró que los únicos autorizados para hacer coplas de carnaval eran los que tienen en sus manos la administración del país, ya que cuando Mujeres Creando hicieron coplas en respuesta a la actitud machista del presidente, el viceministro de descolonización Félix Cárdenas al ver que otros también podían hacer bromas publicó un articulo homofóbico y discriminador en El Times de Cochabamba.

Al parecer la Asamblea Constituyente fue un chiste, porque nos reímos de la constitución y de las leyes, en un caso particular la ley contra la discriminación y el racismo es un cuento gracioso ya que aún no procesan a Félix Cárdenas.

Nuestros gobernantes lo toman todo a broma. El canciller, por ejemplo, hizo una gran rutina de stand up en la ONU divirtiendo al mundo con la genialidad de que la papaliza es un sustituto del viagra. O lo último que nos enteramos, el masistrado, digo, magistrado Gualberto Cusi dió a conocer: “en momentos de sueño, cuando tenemos que revisar los expedientes, pijchamos la coca y, en momentos complejos, yo consulto la coca. En un caso de un amparo constitucional, por ejemplo, están las opciones A o B, y se consulta a la coca para ver si vamos a fallar en sentido positivo y negativo. ¡En la coca sale!”.

Tomando en cuenta estos antecedentes, al ser un país que no toma nada, pero absolutamente nada en serio, creo que tenemos la respuesta a las dos preguntas que atormentan a los bolivianos: ¿Por qué ellos son tan ricos? Y ¿Por qué somos tan pobres? Creo conveniente plantearnos otra pregunta ¿algún día cambiara todo esto?

0 comentarios:

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Follow by Email

Seguidores